El tiempo de quienes viven sin ser vistos: Años Abisinios

[…] Todo el tiempo que la ciudad te robaba no era perdido, se lo entregabas a alguno de los que no mirabas, de quienes viven sin ser vistos […] Eva Chinchilla